En EspañolLas PalmasSpanish

Las Palmas en un día: qué hacer y qué comer durante un día en la playa

¿Quién dice que no es posible vivir cada día de diferente forma? El paraíso canario es la solución. En Gran Canaria, hay playas impresionantes como Las Canteras, paisajes inolvidables como Las Dunas de Maspalomas y la gastronomía es exquisita, por ejemplo, las papas (o patatas) arrugadas con mojo.
La Palmas, la capital de Gran Canaria, no es una excepción. En ella podéis encontrar una de las mejores playas urbanas del país, Las Canteras. En la avenida, hay miradores, cafeterías, restaurantes y bares para comer. Es muy fácil pasar el día o toda la vida aquí.
En mi opinión, para comenzar, les recomiendo que vayan a la Cafetería Real, situada al norte de la playa de Las Canteras y muy cerca del barrio de La Isleta. Ahí, pueden probar el café canario y algún que otro pastel. Siempre encontrarán alguno que les guste. También, podrán desayunar en una mesa bajo las paradisíacas palmeras o, directamente, en la playa.
Las Canteras es un área muy turística, ya que hay hamacas para tomar el sol plácidamente por 2,50€ el día y muchos hoteles con vistas al mar. Además, la playa es tranquila e ideal para darse un chapuzón. También, hay zonas deportivas para jugar al voleibol o al pádel playa.
A la hora de almorzar, pueden ir a la cafetería Arepera Criolla, que está cerca de la Plaza del Pilar. Es un tesoro escondido, pues encontrarán una combinación de comida rápida y fresca, y un servicio muy atento y amable. Todo ello hizo que sea una de mis cafeterías favoritas de Gran Canaria (probablemente, de todas las islas e incluso del mundo). Aquí, hacen arepas, un plato típico de Venezuela que consiste en un pan especial hecho con harina de maíz y con diferentes tipos de relleno. Les aconsejo que, en vez de pedir una arepa grande, pidan dos o más arepas pequeñas de distintos sabores. Mis arepas favoritas son Lili, Reina y Caterita, pues tienen una base de pollo con cebolla, ajo o guacamole. Si son vegetarianos, también tienen un menú de comida vegana y vegetariana. En mi caso, prefiero comerme una arepa con un vino o una cerveza, pero he de decir que los zumos de mango que hacen son mi perdición. Al terminar de comer, piden la cuenta y se van a echarse una siesta en casa.
Después de la siesta, sobre las 5 de la tarde, pueden ir a hacer surf. Sino saben hacer surf, contacten con la escuela de surf de la ULPGC, para así practicar en la zona de La Cicer. Es ideal para principiantes. Si estudiar, pueden aprovechar el descuento que hacen a los estudiantes. Las clases duran 90 minutos y son muy dinámicas, ya que van a aprender cómo llevar la tabla de surf, cómo remar, cómo ponerse de pie sobre la tabla y, si se atreven, cómo coger una ola. Las clases agotan, pero creo que, hacer surf es una verdadera experiencia canaria. ¿Tienen éxito? ¡¡Pueden aprender a hacer surf y ganar ECTS!! Para ello, deben hablar con la universidad. Os aseguro que, su apetito aumentará de todo el esfuerzo, así que, vayan a la Churrería Guanarteme. Pueden pedir churros con chocolate o un café para recargar las pilas. Después de todo esto, vuelvan a casa.
A eso de las 7 de la tarde, vuelvan a salir. Esta vez, vayan al The Block Café, una coctelería que está cerca del centro comercial Las Arenas y la playa de La Cicer. Aquí, pueden ver una carta repleta de diferentes cocteles a precios y cantidades muy razonables. Es un local perfecto para tomar algo a cualquier hora del día, sobre todo para ver el atardecer. Lo que más me gusta de este sitio son los mojitos o el daiquiri. Cuando tengan ganas de comer, vayan al restaurante peruano Ají, Limón y Canela que está cerca de la Cafetería Real. Encontrarán mesas fuera y dentro del restaurante con la opción de comer fuera, al fresquito. Personalmente, a mi me gusta cenar dentro, ya que tiene unas enormes cristaleras con vistas al mar. La comida peruana consiste en arroz, pescado y carne, aunque también, hay platos más europeos como papas con pollo. El plato más popular de este sitio se llama ‘ceviche’, que consiste en pescado crudo puesto a marinar en un preparado de adobo de jugo de limón, con varias especias. Les aconsejo que pidan este plato como un aperitivo y con un pisquillo de sour. Seguidamente, pidan un plato con arroz para acompañar. Allí tienen un vino blanco semidulce que está buenísimo. Para el postre, en vez de pedirlo aquí, vayan al Gelizia, pues encontrarán un montón de helados de diferentes sabores: desde chocolate y dulce de leche hasta Snickers o Kinder. Tómenselo relajaditos al lado del mar. Disfrútenlo… Saboréenlo…
Si el coronavirus permite salir de fiesta, déjame decirte que, hay MUCHAS opciones. Den una vuelta por Santa Catalina, ya que ahí hay montón (o si quieres darle un toque canarión ‘fleje’) de bares y coctelerías. Cuando estén bastante contentos, vayan al Kopas, una discoteca al aire libro cerca del muelle. La entrada es gratis y las bebidas baratas. La otra opción es pedir un taxi o coger la guagua para ir a Sotavento, un club al aire libre. La entrada cuesta 6 euros (más o menos) e incluye una bebida. En Sotavento encontrarán un ambiente más exclusivo, pues los eventos son mejores. Sin embargo, el Kopas está cerca de la estación de guaguas, así que será más fácil volver a casa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *